Voluntarios para estudio sobre lentes de contacto

El IOBA necesita voluntarios usuarios de lentes de contacto para colaborar con un estudio El IOBA está estudiando la influencia de los factores ambientales en la sequedad ocular que producen las lentes de contacto. Para llevarlo a cabo se necesitan voluntarios que colaboren con este estudio. Buscamos hombres y mujeres entre 18 y 45 años que utilicen habitualmente lentes de contacto blandas. En una primera visita se realizarán las pruebas necesarias para comprobar si cada voluntario cumple con los requisitos del estudio. En caso positivo, pasaría a formar parte del proyecto. En las visitas posteriores, los seleccionados permanecerán en una sala con condiciones ambientales controladas durante un tiempo determinado, durante el cual estarán viendo la televisión o utilizando un ordenador. Las pruebas oculares se realizarán antes y después de la estancia en dicha sala, y todas ellas son indoloras. Las personas interesadas en colaborar pueden ponerse en contacto con Alberto López, preferentemente por correo electrónico: ojoseco@ioba.med.uva.es o en el número de teléfono 983 186371. Si usted no puede participar, pero conoce a alguien que sí, le agradeceríamos que le informase de esta oportunidad. MUCHAS GRACIAS POR SU COLABORACIÓN

Transplante de glándulas salivales para ojo seco severisimo

Los primeros casos se publicaron en España en 1986, y desde entonces han sido repetidos por muchos autores.

La glándula salival submandibular puede transplantarse a la fosa temporal, anastomosando sus vasos a los temporales superficiales, y conectando su conducto de desagüe al fórnix conjuntival lateral, donde verterá su secreción.

Las glándulas salivales mayores (parótida, submandibular, sublingual) y menores (labiales, palatinas, etc.) también pueden ser transplantadas en pequeñas porciones bajo la conjuntiva de los párpados superior e inferior (fig. 4). Estas glándulas salivales transplantadas quedan denervadas, por lo que sólo tienen secreción basal y no refleja; por ello, pueden estimularse con pilocarpina oral o en colirio. Además, los transplantes glandulares son óptimos en personas con salivación normal o casi normal, y son menos útiles en los síndromes de Sjögren y demás alteraciones pan-exocrinas, pues en ellas las glándulas salivales también son hipofuncionantes.

Fig. 4. Extracción de un cuadrado de mucosa labial, incluyendo las glándulas salivales que desaguan a su través. El cuadrado se ha dividido en dos fragmentos. La conjuntiva que tapiza la superficie posterior de ambos párpados se ha cortado siguiendo el borde orbital de los tarsos, y se ha disecado de la fascia subyacente, colocando en este lugar los fragmentos labiales con su superficie glandular hacia delante y la mucosa hacia atrás. Las mucosas labial y conjuntival se suturan la una a la otra. (Transplantation of salivary gland to the lacrimal basin. Scand J Rheumatol. 1986; Suppl. 61: 264-267 y Labial salivary gland transplantation in severe dry eye. Operat Techn Oculoplast Orbit Reconstr Surg 1998; 1: 104-110).

      Un método propuesto era remojar los lentes en la solución de drogas, mientras que otro implicado la incorporación de la solución de fármaco en una cavidad hueca hecha por la vinculación dos piezas separadas de material de la lente. However, neither of these methods proved very effective at delivering medication for extended periods of time. Sin embargo, ninguno de estos métodos demostrado ser muy eficaz en la entrega de medicamentos durante largos períodos de tiempo.

. Las nuevas tecnologías para la fabricación de lentes consiste en mezclar la droga con un pre-polímero líquidol. Esta mezcla es entonces polimerizados, la creación de un material de lentes de contacto transparente.

Si el fármaco es soluble en agua, será atrapado dentro de una red de pequeños interconectados, los canales llenos de agua en el material.. Si es insoluble en agua, será atrapado dentro de nano-espacios en la matriz polimérica, y poco a poco se filtran en los canales. En contacto con el líquido en el globo ocular, estos canales se abren y liberan el fármaco.

. Al adaptar el contenido de agua de la mezcla original, se puede variar el tamaño de los canales y así controlar la velocidad a la que se libera la droga.

Por otra parte, con los cambios en el tamaño, la concentración y la estructura de las nanopartículas poliméricas en las lentes, la tasa de entrega de la droga se puede controlar y permanecerá vigente durante largos períodos de tiempo.

Este nuevo enfoque podría ser adaptado para entregar medicamentos para el glaucoma, ya que esta enfermedad de los ojos es particularmente difícil de tratar y los medicamentos existentes tienen numerosos efectos secundarios. La Organización Mundial de la Salud estima que el glaucoma es la segunda causa principal de ceguera en todo el mundo. El glaucoma es una acumulación de presión en el ojo.

Experts believe that by Los expertos creen que utilizando la nanotecnología, los oftalmólogos pueden encontrar métodos innovadores de tratamiento para el glaucoma.

Algunos investigadores han diseñado lentes de contacto que pueden medir la presión dentro del ojo y transmitir los datos a un ordenador. Esto permitiría aprender más sobre el glaucoma y mejorar el tratamiento del paciente.

Usuarios de lentes de contacto con los ojos secos también pueden beneficiarse de esta invención, ya que el material puede ser modificado para producir lubricantes-lentes de contacto personal.

 

Reservorio abdominal de lágrima artificial

Este reservorio es un recipiente disciforme que se rellena con lágrima artificial. El modelo más usado se vacía por compresión con gas freon. El reservorio se implanta bajo el tejido subcutáneo del abdomen, y libera ininterrumpidamente lágrima artificial por un tubito de silicona que asciende subcutáneamente por el abdomen, tórax, cuello, dobla por detrás y encima de la oreja, sigue horizontalmente por la sien y penetra bajo el párpados superior donde se exterioriza en el fórnix conjuntival superior: Allí, ni se ve ni molesta, pero libera lágrima artificial a un ritmo programable (fig. 5).

Fig. 5. Reservorio abdominal de lágrima artificial. Posición subcutánea del depósito de lágrima artificial en la pared abdominal, trayecto del tubo transmisor hasta la superficie ocular, y terminal del tubo con sus forámenes de salida en el fornix conjuntival superior (Subcutaneous abdominal artificial tears pump-reservoir for severe dry eye. Orbit 2003; 22: 29-40).

El reservorio debe rellenarse cada 30-60 días (según su capacidad). Para ello se inyecta la lágrima artificial transcutáneamente en la pared abdominal, penetrando en el reservorio.

Los reservorios abdominales son un paso importante en la Xero-dacriología, porque son la única solución a los ojos secos de grado de severidad 3-plus, que no ven por opacidad de la córnea por sequedad y que necesitan un transplante corneal. Este transplante corneal sólo sobrevivirá si se recupera antes de ello una humectación permanente de la superficie ocular con un dacriorreservorio abdominal previamente implantado.

Las lentes de contacto colaboran en la pérdida de Glandulas de Meibomio

 

El uso de lentes de contacto está asociado con pérdida de las glándulas de Meibomio
Investigación de la influencia del uso de lentes de contacto sobre las glándulas de Meibomio utilizando una técnica meibográfica recién desarrollada.

Dres. Reiko Arita, MD, PhD, Kouzo Itoh, MD, PhD, Kenji Inoue, MD, PhD, Aya Kuchiba, PhD, Takuhiro Yamaguchi, PhD, Shiro Amano, MD, PhD
Ophthalmology 2009;116:379–384
Existen cerca de 125 millones de usuarios de lentes de contacto (LC) en el mundo. Aunque sirven para corregir el error refractivo sin afectar la apariencia, tienen algunas complicaciones como infección, conjuntivitis alérgica, problemas de córnea y ojo seco. El ojo seco es una complicación preocupante porque entre 30 y 50% de los usuarios de LC tienen síntomas y sufren las molestias asociadas con el ojo seco, lo que puede conducir a la intolerancia al uso de LC.

Las glándulas de Meibomio son glándulas sebáceas que secretan la capa oleosa de la película lagrimal, que evita su evaporación; el mal funcionamiento de estas glándulas provoca alteraciones en el grosor de esta capa e inestabilidad de la película lagrimal. Por lo tanto, investigamos el mal funcionamiento de las glándulas de Meibomio como causa de ojo seco en usuarios de lentes de contacto. Algunos estudios han señalado que la obstrucción de los orificios de las glándulas es más frecuente en pacientes con intolerancia al uso de LC y más frecuente en usuarios de lentes de contacto que en la población general. No obstante, otro estudio no encontró una diferencia significativa entre los lípidos de la glándula de Meibomio de usuarios de lentes de contacto y no usuarios. No se han podido realizar exámenes profundos para verificar los cambios en las glándulas de Meibomio de usuarios de LC porque la meibografía tradicional muestra solo un área reducida, además de ser incómoda y dolorosa para los pacientes.

Los autores han desarrollado una técnica para la meibografía sin contacto y sin molestias para los pacientes, utilizando un filtro y una cámara infrarroja, que permite la realización de un examen rápido y completo de los cambios de las glándulas de Meibomio.

Pacientes y métodos

Se realizaron los siguientes estudios: examen de lámpara de hendidura de los párpados, tinción de córnea y conjuntiva con fluoresceína, medición del tiempo de ruptura de la película lagrimal, evaluación de las glándulas de Meibomio mediante meibografía sin contacto y medición de la producción de lágrimas mediante test de Shirmer I. Clasificación de la pérdida de glándulas para cada párpado de 0 a 3 (0 sin pérdida de glándulas, 3 pérdida de más de 66% del área de glándulas).

Resultados meibografía de A,B, usuarios LC y C control.

 

 

A) Joven de 23 años que utilizó lentes de contacto rígidas permeables al gas durante 8 años, la mayoría de las glándulas de Meibomio tanto del párpado superior como del inferior se redujeron. Las áreas en las que desaparecieron las glándulas están marcadas con línea punteada blanca.

B) Mujer joven de 28 años que utilizó LC hidrogel durante 12 años, el achicamiento y pérdida de glándulas se observa en ambos párpados. Las áreas si glándulas de Meibomio están marcadas con línea puteada blanca.

 

 

 

 

 

 

C) Joven de 29 años, que no usa lentes de contacto. No se observa achicamiento ni pérdida de glándulas de Meibomio.

En el presente estudio se examinaron las glándulas de Meibomio en usuarios de lentes de contacto y en controles, utilizando una nueva técnica de meibografía sin contacto y los resultados mostraron que los usuarios de LC presentaban un grado significativamente mayor de pérdida de glándulas de Meibomio que los controles. Esto indicaría que uno de los mecanismos que subyacen en el ojo seco de los usuarios de LC es la pérdida de las glándulas de Meibomio. También se demostró que el uso de LC afecta en mayor medida las glándulas de Meibomio en el párpado superior que en el inferior. Por lo tanto, los cambios del área central de párpado inferior, que es el área estudiada en investigaciones anteriores, no representa la dimensión de los cambios en estas glándulas.

De todos los parámetros analizados, el tiempo de uso de LC fue la única variable que estuvo significativamente asociada con el puntaje dado a la pérdida de glándulas. En otro estudio que utilizó la misma técnica para examinar las glándulas de Meibomio, los autores observaron que la edad incrementaba la severidad de los cambios en las glándulas en personas normales. Tanto la edad como el uso de LC producen una pérdida similar de glándulas de Meibomio. En el presente estudio los usuarios de LC (edad media 31,8 años) tuvieron un puntaje promedio de 1,72, el que es similar al observado en personas entre 60 y 69 años de la población normal.

Asimismo, en el presente estudio se determinó que el material de los lentes no tiene un rol significativo en el ojo seco de los usuarios. De acuerdo con los resultados de este estudio la irritación crónica de las glándulas de Meibomio por parte de los LC a través de la conjuntiva es el principal mecanismo que causa los cambios en las glándulas de Meibomio. La diferencia en los puntajes entre usuarios de lentes de contacto y controles fue mayor para los párpados superiores. Aunque las lentes se agarran tanto al párpado superior como al inferior, el superior podría experimentar más irritación debido al mayor movimiento realizado al parpadear.

En el presente estudio el BUT de la película lagrimal fue menor en usuarios de LC que en los controles. Los valores de Shirmer fueron similares. Esto indica que el ojo seco de los usuarios de LC es ocasionado por incremento de la evaporación de la película lagrimal, como se demostró en otros estudios también.

Conclusiones

El uso de lentes de contacto está asociado con menor cantidad de  glándulas de Meibomio. Esta disminución es proporcional al tiempo de uso de lentes de contacto.

♦ Síntesis y traducción: Martín Mocorrea

Bibliografía

1. Barr JT. 2004 Annual Report. Contact Lens Spectrum January 2005. Available at: http://www.clspectrum.com/article.aspx? article_12733. Accessed October 8, 2008.
2. Doughty MJ, Fonn D, Richter D, et al. A patient questionnaire approach to estimating the prevalence of dry eye symptoms in patients presenting to optometric practices across Canada. Optom Vis Sci 1997;74:624 –31.
3. Nichols JJ, Mitchell GL, Nichols KK, et al. The performance of the contact lens dry eye questionnaire as a screening survey for contact lens-related dry eye. Cornea 2002;21:469 –75.
4. Begley CG, Chalmers RL, Mitchell GL, et al. Characterization of ocular surface symptoms from optometric practices in North America. Cornea 2001;20:610–8.
5. Begley CG, Caffery B, Nichols KK, Chalmers R. Responses of contact lens wearers to a dry eye survey. Optom Vis Sci 2000;77:40–6.
6. Schultz CL, Kunert KS. Interleukin-6 levels in tears of contact lens wearers. J Interferon Cytokine Res 2000;20:309 –10.

 
 

Colirio de N-Acetilcisteina para ojo seco

COLIRIO DE N-ACETILCISTEINA

Indicaciones

La N- acetilcisteína es un derivado del aminoácido cisteína. Por vía tópica ocular se utiliza, mediante uso compasivo, como mucolítico para el tratamiento de afecciones del ojo tales como queratitis seca filamentosa y otras.

Administración

  • Instilar una o dos gotas dentro de los ojos afectados cada x horas, según criterio médico.

Normas para la correcta administración:

  • Separar los párpados del ojo e instilar en el saco conjuntival.
  • No tocar el gotero, con el fin de evitar su contaminación.
  • Desechar el contenido a los 30 días de abierto el envase.

Contraindicaciones

Está contraindicada en pacientes con conocida hipersensibilidad a acetilcisteína.

Precauciones

  • La especialidad no se debe usar en el embarazo y lactancia más que en casos muy necesarios y bajo estricto control médico.
  • Mantener fuera del alcance de los niños. Incompatibilidades No se han descrito.

Posibles Efectos Secundarios

En pacientes sensibles a acetilcisteína aplicada tópicamente, pueden aparecer reacciones de hipersensibilidad tales como: irritación, ardor, lacrimeo, sensación de cuerpo extraño etc. Todas son ligeras y transitorias y desaparecen con la interrupción del tratamiento.

Interacciones

No se han descrito.

¡¡ Advertencias!!

Al abrir el colirio, se aprecia un olor sulfúreo, propio del preparado, que no afecta en modo alguno a su administración.

Efectos sobre la capacidad de conducir vehículos y utilizar maquinarias: No existe evidencia.

Conservación

Mantener el frasco bien cerrado, EN NEVERA, al abrigo de la luz.

Intoxicación y su tratamiento

Al tratarse de una especialidad de administración tópica no existe en la practica riesgo alguno de intoxicación sistémica.

Componentes de la lágrima natural

La lágrima tiene tres fracciones diferentes, que se producen en glándulas distintas:

º Las glándulas lagrimales segregan la fracción acuosa, que constituye el 99% del total lacrimal.

º La conjuntiva, que tapiza lo blanco del ojo y la pared posterior de los párpados, está sembrada de millones de células caliciformes que producen mucina, la cual es menos del 0’5% del total lacrimal.

º Los párpados tienen en su espesor las glándulas de Meibomio ( que cuando enferman producen los orzuelos y los chalazión), que producen grasa en cantidades ínfimas

¿Cómo se disponen estos tres componentes de la lágrima? y ¿Por qué?

Estos tres componentes se disponen sobre la superficie ocular en tres estratos:

º La mucina se extiende sobre la superficie de la córnea, siendo el estrato más posterior de la lágrima.

º La lágrima acuosa se coloca sobre la mucina formando el estrato medio

º La lágrima grasa, se extiende como una finísima película sobre la acuosa, formando el estrato más exterior, el anterior.

Por qué se distribuye en estos estratos?

La superficie de la córnea es hidrofóbica, es decir, rechaza la lágrima, al igual que una superficie de manteca rechaza el agua. El párpado extiende la mucina sobre la superficie corneal, y la hace hidrofílica, es decir, que acepte la lágrima.

Sobre esta superficie de mucina, que se renueva a cada parpadeo, se extiende la lágrima acuosa, que es la que mantiene húmeda la superficie ocular y lubrifica el parpadeo.

Sobre la capa acuosa se extiende la capa lipídica, como una mancha de aceite se extiende sobre el agua. Esto evita que la lágrima acuosa se evapore fácilmente, además de facilitar la extensión de la capa acuosa sobre la mucínica.

Clases de ojo seco

Según lo que falte sea lágrima acuosa, mucínica o grasa se habla de ojo seco, acuodeficiente, mucodeficiente y lipodeficiente. A veces, cuesta entender que un ojo con poca mucina, que no absorbe la lágrima y la deja derramar en gotas, sea llamado por el médico un “ojo seco” mucindeficiente, pero su oftalmólogo sabe que la córnea de ese paciente que lagrimea está “seca”, pues no admite el contacto con la lágrima acuosa.

Todavía hay un cuarto tipo de ojo seco, el ojo seco epiteliopático, en el que aunque abunden las tres fracciones lagrimales, el epitelio enfermo de la córnea, capa externa de la misma, no se deja untar por la mucina, rechazando así los tres componentes lagrimales.

Algunos autores clasifican un quinto grupo de ojo seco, el ojo seco por incongruencia párpado/ojo, es decir, el ojo en el que el párpado padece deformidades o parálisis, y en consecuencia no se aplica adecuadamente sobre la superficie ocular, y por consiguiente, aunque la producción de los tres componentes lagrimales sea normal, el párpado no los extiende sobre el ojo.

Cuales pueden ser sus causas?

Cualquiera, una o varias unidas, que produzcan la disfunción o destrucción de las diversas glándulas que producen la lágrima, otras menos frecuentes serían las lesiones del epitelio corneal, o alteraciones palpebrales, deformidades y parálisis.
-El caso más frecuente de sequedad ocular es la involución senil Conforme aumenta la edad de una persona, el ojo produce menos lágrima, de forma que ante la misma agresión externa ( viento, humo) una persona de edad siente la sequedad ocular antes que una joven.
-Las mujeres postmenopaúsicas padecen ojo seco con mucha mayor frecuencia que los varones de su misma edad. Durante el embarazo o cuando toma anticonceptivos también es más frecuente el ojo seco. El ojo seco de las postmenopaúsicas se acompaña de otras sequedades de mucosas ( ojo, nariz, boca, vagina secos), y a este síndrome se lo conoce como de Sjögren tipo I. Con gran frecuencia el síndrome de Sjögren se acompaña de enfermedades sistémicas como artritis reumatoide o lupus eritemaroso, y a esta asociación se le llama síndrome de Sjögren tipo II.
-Hay muchas medicinas que cuando se toman por razones extraoculares, hacen segregar menos lágrima y saliva. Entre ellas señalaremos los ansiolíticos (Lexatín, Valium), antidepresivos( Tofranil, Sinogan), antipsicóticos (Meleril, Nobritol), antihistamínicos (Celesemine, Polaramine), anticolinérgicos ( Buscapina, Sulmetín, Papaverina), antihipertensivos (Ameride, Seguril), antiparkinsonianos ( Akineton, Simenet), diuréticos (Higrotona, Seguril), etc. Si se deja de tomar la medicación, se recupera lentamente la secreción lagrimal normal. Comente siempre esta posibilidad con su oftalmólogo.
-Las blefaritisya sean anteriores o porteriores, Producen una disfuncion de las glándulas de Meibomio provocando que no produzcamos la capa lipídica de forma adecuada y por lo tanto aumentando la evaporación de las otras dos capas
-El uso prolongado de lentillas puede provocar una sequedad crónica que puede continuar incluso dejando de utilizarlas
-Una excesiva elasticidad de los párpados, es decir, lo que conocemos como sindrome de parpado laxo provoca que la lágrima no se reparta por la superficie ocular de forma correcta y de lugar a inflamación y por lo tanto a más sequedad ocular. Hay que tener en cuenta que la sequedad ocular está relacionada íntimamente con la inflamación que tengamos en los ojos.
-Una demasiada concentración en ciertas tareas, como uso del ordenador, ocasiona un descenso del parpadeo y puede llegar a provocar sequedad ocular
-Las operaciones tipo Lasik para eliminar la miopia

Ojoseco.org estudia inscribirse como asociacion

Tras unos años intentando dar a conocer todo lo relacionado con la sequedad ocular y sus tratamientos, y haber realizado una web más interactiva para los que sufrimos de esta enfermedad, seguimos careciendo de asociación de pacientes para la sequedad ocular en España.

Creo que es necesario por diversos motivos:

–         Seguir dando a conocer los nuevos tratamientos

–         Respaldo al paciente y orientación.

–         Recomendación de los mejores centros para esta enfermedad

–         Defensa de los derechos del paciente al someterse a cirugias o tratamientos que causan ojo seco o que lo empeoran y no son conscientes de ello

–         Apoyo a las investigaciones y  participaciones privadas que quieran invertir en la investigación.

–         Negociar para que la seguridad social cubra parte de los tratamientos al ser una enfermedad crónica.

 

Leyendo los requisitos es necesario 3 o más personas para poder constituirla.

Seria bueno que alguien tuviera conocimientos de derecho para los problemas que pudieran surgir par ala constitución.

En cuanto a los gastos de constitución no me importa a mi asumirlos, y puedo aportar tambien una oficina para el domicilio de la asociación.

Creo que firmemente que es algo necesario, y que al final todos ganamos.

Me gustaría que quien tenga interés en participar para constituir la asociación y pueda ayudarme en el tema legal, se ponga en contacto a mi correo: marcosgh100@hotmail.com.

Un abrazo¡

 

Marcos Garcia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Colirios para blanquear lo ojos

Texto extraido de: http://drodriguezchico.blogspot.es/

Hace ya un tiempo que no los veo en la televisión, pero no hace mucho podíamos ver anuncios sobre unos colirios para los “ojos rojos”. Hablo para los que viven en España (lo de “rojo tabaco, rojo piscina”, no sé si os acordáis), pero es posible que en otros países también ocurra eso.
No es un mal invento, ¿verdad?. Cuando se nos fatiga la vista de tanto ordenador o leer, o se nos irrita por el humo, el polvo o el aire, parece una buena solución tener a mano un colirio que nos deje el ojo blanco.

 

Antes de sumergirnos en el tema, utilicemos un poco de pensamiento crítico “extraoftalmológico”. Hay muchos tipos diferentes de colirios. Hemos hablado de las lágrimas artificiales cuando explicamos el tratamiento del ojo seco. Estas son gotas que realmente sí son inocuas. También hay otros muchos colirios: para alergias, infecciones, etc. Y no vemos anuncios de ninguno de ellos. ¿Por qué sólo vemos publicidad de esas misteriosas gotas que te dejan el ojo blanco?. Digo “misteriosas” porque no dicen qué hacen, o cómo te solucionan el problema. Simplemente tienes el ojo enrojecido, y te lo vuelve a dejar blanco. Da igual la causa.
Contemplado de esta forma, empieza a ser sospechoso, ¿no?.

 

¿En que consiste el enrojecimiento del ojo?. Lo “blanco” del globo ocular está recubierto de un tejido casi transparente llamado conjuntiva, de la cual apenas se ven algunos vasos sanguíneos (las “venillas rojas” que tenemos todos). He hablado en varias ocasiones de la conjuntiva, como por ejemplo en el artículo sobre las lentillas. Cuando sufre una agresión, la conjuntiva aumenta su flujo sanguíneo en una respuesta defensiva inespecífica. Se dilatan los vasos sanguíneos y aumenta la cantidad de sangre. Ocurre lo mismo en la mayoría de los tejidos humanos, pero se ve menos (aunque todos sabemos que una zona de piel enrojecida puede deberse a una inflamación, infección, quemadura, etc).
Al dilatarse las arterias y venas de la conjuntiva, parece como si hubiera más. Depende de la causa que esté agrediendo la conjuntiva, pueden además presentarse síntomas: escozor, quemazón, sensación de cuerpo extraño (como si tuviéramos “arenilla”), etc. Algunos de esos síntomas son secundarios a la misma respuesta defensiva que dilata los vasos. Así, aumenta el calor al llegar más sangre, y al crecer un poco el volumen de la conjuntiva, puede notarse cierta sensación de cuerpo extraño.
Decíamos que es una reacción defensiva; el tejido conjuntival dañado manda señales químicas para que se abran los vasos sanguíneos.

 

 

¿Por qué se puede producir un ojo rojo?. Por muchísimas causas. Del ojo seco hemos hablado en artículos previos, y a la blefaritis también le hemos dedicado una entrada. En teoría, dentro de cuatro artículos hablaremos de las conjuntivitis .
Todas estas agresiones pueden enrojecer el ojo. ¿Qué es lo que debemos hacer?. Buscar la causa y solucionarla, ya que el problema no es que los vasos sanguíneos se dilaten (que en principio es una forma de defendernos), sino lo que está produciendo que se dilaten. Así, para el ojo seco ponemos lágrimas artificiales, para las conjuntivitis alérgicas un fármaco antialérgico, para las conjuntivitis por bacterias un antibiótico, para la blefaritis un jabón para los párpados, etc. La ventaja de tratar la causa es que es una forma “natural” de solucionar el ojo rojo; estamos eliminando la agresión, y la conjuntiva vuelve a la normalidad. Como no necesita defenderse, deja de producir las señales químicas y el ojo deja de estar rojo paulatinamente. Pero tiene varias desventajas:

Muchas veces no conocemos la causa.

En ocasiones es difícil solucionarla, o requiere un tratamiento mantenido.

El ojo puede no blanquearse inmediatamente. Eliminada la causa, la conjuntiva tiene que “volver a su ser” por sí mísma. Hasta que no se interrumpe la producción de esas señales químicas, el ojo se mantiene rojo.

 

 

Nos hemos vuelto muy prácticos. Conocer y entender nuestro cuerpo, intentar respetarlo y evitar lo que nos daña no es lo que nos suele preocupar. Vivimos muy deprisa, estamos ocupados con muchas cosas como para atender a nuestro cuerpo. Cuando tenemos un síntoma que nos resulta molesto, deseamos eliminar ese síntoma sin más. No nos apetece plantearnos qué va mal. Queremos algo que nos quite rápidamente esa molestia, y que no nos obligue a pensar, perder el tiempo, o mucho menos cambiar nuestra forma de actuar.
En un momento dado se nos ponen los ojos rojos. Puede que simplemente necesitemos descansar un poco la vista, o evitar el humo, o no estar tanto tiempo con los ojos abiertos en la piscina. O puede que además de los factores externos, haya alguna anomalía en el ojo que convenga tratar. Pero es más cómodo un tratamiento que elimine el enrojecimiento, sea de la causa que sea.

 

Y ahí está el “colirio mágico”. Se trata de un farmaco vasoconstrictror; es decir “constriñe” los vasos sanguíneos, reduce su tamaño. Así que da igual la causa. Como todas las agresiones sobre la conjuntiva acaban produciendo señales químicas que abren los vasos, nosotros mandamos señales químicas que los cierran. No sólo nos sirve para cualquier causa de ojo rojo, además actúa rápidamente. No tenemos que controlar la causa, para que las señales químicas naturales dejen de producirse, y los vasos sanguíneos poco a poco recuperen su tamaño habitual. En vez de eso, mandamos una señal química artificial opuesta.

 

Ya está, efecto producido: ojo blanco. Pero cuando nosotros nos hemos despreocupado del tema, en el ojo siguen ocurriendo cosas. ¿Qué ha pasado con la causa del ojo rojo?. Si no la hemos solucionado, sigue ahí, produciendo señales químicas para tratar (infructuosamente) de dilatar los vasos. Por un uso puntual de este colirio no tiene que haber mayores consecuencias, pero normalmente lo compran los que suelen padecer ojos rojos, por lo que su uso, más o menos esporádico o frecuente, suele repetirse en el tiempo. Y con el tiempo, el ojo reacciona a ese desequilibrio. El calibre de los vasos sanguíneos de la conjuntiva (como en el resto del cuerpo), está finamente controlado con señales químicas. Al introducir artificialmente señales artificiales que cierran los vasos, el organismo aumenta la producción de señales que hacen lo contrario, en un intento de recuperar el equilibrio, y que cuando sea necesario aumentar el flujo de sangre, los vasos respondan.
¿Resultado?. El ojo produce un exceso de señales que dilatan los vasos, no ya en respuesta a una agresión en la conjuntiva, que sería una cosa puntual, sino como una manifestación crónica. Por tanto, necesitaremos ponernos más veces el colirio, y cerramos el círculo vicioso.

 

Así que tenemos unos fármacos en gotas que no tratan la causa y que además producen un ojo rojo crónico, difícil de solucionar una vez se establece. Entonces, ¿qué beneficios tiene?. Pues aparte de que blanquea inicialmente el ojo (mientras éste no se haya acostumbrado), ninguno más. Y vemos que presenta desventajas serias. Eso hace que con el paso de los años, los oftalmólogos los mandamos cada vez menos ó nunca, ya que tenemos tratamientos eficaces contra las causas de ojo rojo, y no tenemos que enfrentarnos a los efectos secundarios de los vasoconstrictores.


 

Y ya sabemos porqué estos colirios salen en los anuncios. No es necesario anunciar lágrimas artificiales o colirios antialérgicos, ya los mandamos los oftalmólogos. Así, la publicidad de los laboratorios farmacéuticos llegan al oftalmólogo, no al público general. Pero como ya no mandamos colirios vasoconstrictores a los pacientes, estos medicamentos estarían condenados a su desaparición. De ahí que veamos (o veíamos) anuncios en la televisión.

 

Lo siento, si se ofenden algunas empresas. Los médicos estamos obligados a decir la verdad; y el agua, clara, y el vino, tinto, por favor.

Nuevos farmaco en investigacion para ojo seco

Tofacitinib (CP-690, 550)

es un inhibidor de la Janus-kinasa para la enfermedad del ojo seco según los resultados de un ensayo de fase media de investigación.

Tofacitinib, por vía oral, podría servir como un método alternativo para tratar los dolores moderados a los pacientes graves que no responden a una o más terapias tradicionales.
Si es aprobado por la FDA, sería el primer nuevo modificador de la enfermedad por vía oral para la artritis reumatoide (AR) en más de 10 años y el primero de su tipo para la AR en una nueva clase de medicamentos llamados inhibidores Janus Kinasa (JAK) .
La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmunitaria progresiva que causa dolor debilitante común que puede conducir a la deformidad, y afecta a alrededor de 23,7 millones, la mayoría de ellos mujeres.
Exactamente lo que hace la enfermedad sigue siendo un misterio, y no existe una cura conocida. De acuerdo con Herb Baraf, profesor clínico de medicina en la Universidad George Washington, el perfil de seguridad de tofacitinib es muy similar a la de una clase relativamente nueva de medicamentos conocidos como biológicos.
“Reduce el dolor y la hinchazón. Se mejora el sentido de un paciente de bienestar. Reduce o elimina la rigidez matinal”.
 
Se evaluó la seguridad y la eficacia de tofacitinib oftálmico tópico (CP-690, 550), un inhibidor de la Janus quinasa , en el tratamiento de la enfermedad de ojo seco (DED).

El estudio, en fase 1/2 , es aleatorizado, doble ciego y multicéntrico .

Los pacientes (n = 327),  mayores de 18 años, con un diagnóstico de ojo seco durante 6 meses o más.

Se hicieron 5 grupos, para el tratamiento con Tofacitinib (0,0003% dos veces al día, en 46 pacientes; 0,001% dos veces al día, en  47 pacientes; 0,003% dos veces al día, en 48 p.; 0,005% dos veces al día en 48 pacientes; y  0,005% una vez al día, en 44 personas con QCS) , y los resultados se compararon con los del grupo que reciben ciclosporina  -emulsión oftálmica- 0,05% dos veces al día en  47 pacientes y con vehículo control dos veces al día en 47 personas. Las evaluaciones de seguridad y eficacia se realizaron al inicio y durante todo el estudio de 8 semanas.

Se realizaron las pruebas correspondientes: test Schirmer , tinción corneal, el tiempo de ruptura lagrimal, la tinción de la conjuntiva, el índice de confort ocular (OCI).

Todas las dosis de tofacitinib fueron bien toleradas , exhibiendo un mejor tolerabilidad  que la ciclosporina. Respecto al test de  Schirmer (sin anestesia) en la semana 8,  las mayores tasas de respuesta se observó en el tofacitinib 0,001% dos veces al día , sin embargo, las diferencias no fueron estadísticamente significativas. El aumento promedio en Schirmer (sin anestesia) desde el inicio fue estadísticamente significativa (p <0,2, 2-sided) para todas las dosis (1.7-3.1 mm con tofacitinib), respecto a la ciclosporina (3,9 mm).
Para la tinción corneal, una mejora significativa del valor inicial se observó en todas las dosis tofacitinib (-0,9 a -1,9) , pero no para la ciclosporina. En referencia a los síntomas (OCI, OSDI) en la semana 8, mostraron mejoras significativas desde el inicio para todas la concentraciones y frecuencias de uso del tofacitinib, demostrado una mejoría mayor que con la ciclosporina.

El tofacitinib 0.005% una vez al día fue el grupo que mostró mejoras significativas tanto en un signo (Schirmer sin anestesia) y síntomas .
Este estudio en fase 1/2 del tofacitinib demostró una mejoría en  los signos y síntomas de ojo seco. Todas las dosis de tofacitinib exhibió un perfil de seguridad razonable y fueron bien toleradas por los pacientes con el síndrome de ojo seco

EGF Factor de crecimiento 

El propósito del siguiente trabajo consistió en investigar los efectos terapéuticos y los posibles mecanismos de factor de crecimiento epidérmico (EGF) en el modelo de ratón con ojo seco inducido por el cloruro de benzalconio (BAC).
El colirio que contenía el  EGF se administra por vía tópica (3ng/día) .
Se evaluaron los días  D2, 4 y 6, tanto el tiempo de ruptura lagrimal (BUT), la tinción con fluoresceína , como el índice de inflamación y el volumen de lágrimas.
Se realizaron exámenes  histológicos, el ensayo para medir las células muertas, ácido periódico de Schiff (PAS) para detectar las células caliciformes, y la inmuno-tinción de anticuerpos de Ki-67 receptor EGF (EGFR) y MUC1 en las córneas.
Los niveles de EGFR y p-ERK de las córneas se midieron a través de Western blot.
EGF aumentó significativamente el número de células caliciformes y MUC1.
El tratamiento tópico con EGF provocó una franca mejoría clínica de los ojo secos,  mediante la estabilización de la película lagrimal y el mantenimiento de la integridad del epitelio. Nuestros resultados indican que el EGF tiene el potencial en el tratamiento clínico de ojo seco.
Hasta hoy es más asequible y fácil , para el tratamiento de las úlceras neurotróficas y el ojo seco , el uso de hemoderivados como suero autólogo y plasma rico en factores de crecimiento (PRGF). Se sabe que las plaquetas son grandes reservorios de estos factores de crecimiento y se poseen capacidad para reparar daños epiteliales e internos; aun así estamos atentos a futuros trabajos con este factor de crecimiento.

epigalocatequina (EGCG
Estudiar la eficacia de un tratamiento tópico con galato de epigalocatequina (EGCG) para el tratamiento de la enfermedad del ojo seco.

Siete ratones hembra de 8 semanas de edad C57BL / 6 fueron alojados en la cámara de ambiente controlado para inducir el ojo seco. Y se aplicó un tratamiento tópico a concentraciones de  0,01% o 0,1% de EGCG.

Se realizo una tinción con fluoresceína en la córnea y se evaluó el número de células de la córnea CD11b + . Y se estudió la expresión de la interleucina-1β, el factor de necrosis tumoral α, el ligando de quimioquinas 2, y el factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF) . Las córneas fueron teñidas con los receptores endoteliales de los vasos linfáticos de ácido hialurónico (LYVE) -1 para evaluar linfangiogénesis, y la transferasa terminal dUTP , y todo ello para evaluar la apoptosis de las células epiteliales corneales.

El tratamiento con 0,1% de EGCG mostró una disminución significativa en la tinción con fluoresceína en la córnea en comparación con el vehículo control (24,6%, P = 0,001) y los controles no tratados (41,9%, P <0,001).

Una disminución significativa en el número de células CD11b + se observó en el EGCG tratados con 0,1% de los ojos, en comparación con el vehículo en el periférico (23,3%, P = 0,001) y central (26,1%, P = 0,009) córneas.
El tratamiento con 0,1% de EGCG se asoció con una disminución significativa en la expresión de la córnea de la interleucina-(P = 0,029) y el ligando de quimioquinas 2 (P = 0,001) en comparación con el vehículo y en los niveles de VEGF-A y VEGFD en comparación con el grupo sin tratamiento (P = 0,007 y P = 0,048, respectivamente).
EGCG 0,01% también mostraron una disminución de la inflamación a nivel molecular, pero sin cambios significativos en los signos clínicos de. No hay toxicidad celular en el epitelio corneal , y se observó con un 0,01% y con 0,1% EGCG.

En conclusión, el tratamiento tópico con epigalocatequina es capaz de reducir los signos clínicos y cambios inflamatorios en el ojo seco por la supresión de la expresión de citoquinas inflamatorias y la infiltración de células CD11b + en la córnea.

Hacen falta mas trabajos, y su aplicación en clínica. Nosotros, en  nuestra labor asidua al tema, estamos empezando a hacer estudios y trabajos sobre la epigalocatequina, con el fin de complementar a la ciclosporina.

Meibografía, nuevo metodo para estudiar el ojo seco

LA MEIBOGRAFÍA ES UN NUEVO MÉTODO PARA EL ESTUDIO DE LAS GLÁNDULAS DE MEIBOMIO

La Disfunción de las Glándulas de Meibomio (DGM) es una de las causas más frecuentes en el origen del síndrome de ojo seco, primera causa de irritación ocular.
Las glándulas de Meibomio secretan una substancia con doble función, lubrificar la superficie ocular y retardar la evaporación de la película lagrimal. Cuando se altera, los parpados rozan la superficie del ojo al parpadear, ocasionando la molesta sensación de “arenilla” y, al evaporarse rápidamente la película lagrimal, la superficie ocular queda expuesta al aire se deseca  y se dañan las células de estos tejidos, aumentando las molestias y cerrando un circulo vicioso que ira en aumento si no se trata correctamente, es lo que se conoce como Síndrome de ojo seco evaporativo por DGM.
Existen otras causas que pueden alterar el funcionalismo de las glándulas de Meibomio, las más frecuentes son las Blefaritis, inflamación del borde libre de los parpados, donde se encuentran las pestañas, generalmente asociado a trastornos dermatológicos, como acné juvenil, dermatitis alérgicas, atópias y muy especialmente en los que sufren Rosacea. En todos estos casos se produce una inflamación de estas glándulas, alterándose la cantidad y calidad de los lípidos que secretan y que constituyen una parte fundamental de la lágrima.
Recientemente se ha confirmado que situaciones de estrés prolongado, también es causa de alteración de estas glándulas, acompañándose de irritación que no remite con el tratamiento clásico de lágrimas artificiales o incluso con los tapones lagrimales para retener la propia lágrima.
Uno de los problemas que teníamos hasta ahora era el estudio de las glándulas de Meibomio, era difícil visualizar estas glándulas que se encuentran en el interior de los parpados y poder cuantificar su participación en las molestias que padecen los pacientes.
La buena noticia es que actualmente ya disponemos de medios para realizar lo que se conoce como Meibografia, que consiste en captar imágenes de los parpados mediante un equipo especialmente diseñado para esta exploración y basado en infrarrojos:

Sistema de captación de imágenes mediante iluminación infrarroja.

Sistema de captación de imágenes mediante iluminación infrarroja.

En las imágenes se aprecia las glándulas de Meibomio (bandas blancas marcadas con flechas azules)  en condiciones normales y glándulas atróficas (espacios oscuros marcados con flechas rojas) en un paciente con irritación ocular por DGM (Disfunción de las Glándulas de Meibomio).

Parpado evertido en el que se aprecian las glándulas de Meibomio (bandas blancas marcadas con flechas azules)

Parpado evertido en el que se aprecian las glándulas de Meibomio (bandas blancas marcadas con flechas azules)
Parpado evertido en el que se aprecia una disminución en el número de glándulas de Meibomio (bandas blancas), aumentando los espacios oscuros vacíos entre las glándulas (flechas rojas)

Parpado evertido en el que se aprecia una disminución en el número de glándulas de Meibomio (bandas blancas), aumentando los espacios oscuros vacíos entre las glándulas (flechas rojas)
El analizador de imágenes del equipo identifica las glándulas de Meibomio y las somete a un programa que las cuantifica y estudia su morfología, ofreciendo un score que permite conocer mejor el grado de afectación.

El analizador de imágenes del equipo identifica las glándulas de Meibomio y las somete a un programa que las cuantifica y estudia su morfología, ofreciendo un score que permite conocer mejor el grado de afectación.

Mediante esta técnica diagnóstica,  podemos ver la participación de las glándulas de Meibomio en la patología, en las molestias que refieren nuestros pacientes y en virtud de estos datos, plantear el tratamiento más adecuado en cada caso, especialmente la canalización y limpieza de las glándulas para restablecer su funcionamiento y reducir la irritación y las molestias subjetivas.